PULSERA LLAMADOR DE ANGEL Maximize

PULSERA LLAMADOR DE ANGEL

PULSERA CON LLAMADOR DE ANGEL.

PULSERA ADAPTABLE A CUALQUIER MEDIDA DE MUÑECA (ELÁSTICA).

HECHA CON MINERALES NATURALES COMO SON EL CUARZO ROSA Y MINERALES SINTÉTICOS COMO EL ÁGATA AZUL.

TIENE DOS ESTRELLA DE NÁCAR

More details

16,50 €

CUARZO ROSA Es una piedra emparentada con el cristal de roca. Rara vez nos la encontramos en forma cristalina y debe su color al magnesio y al titanio. Es la piedra más adecuada para estimular el amor a todos los nivele, ya que es la piedra del amor incondicional y la paz infinita, nos enseña la verdadera esencia del amor, nos ayuda a expresar las emociones que tenemos guardadas y. sobre todo, atrae autoamor, ya que es fundamental amarse para saber amar a los demás. Nos enseña el poder del perdón y la reorganización de los patrones del corazón, indispensables para amarse a sí mismo y disuelve las cargas del corazón que reprimen la capacidad del corazón para dar y recibir. Entre sus propiedades mágicas se encuentran las de promover la paz, la felicidad y la fidelidad en las relaciones establecidas. Promueve la confianza y la armonía en las relaciones existentes, transmutando las energías negativas en energías amorosas. Es una piedra ideal para desarrollar la empatía y la sensibilidad, estemos preparados para los cambios necesarios y potenciemos nuestras afirmaciones positivas. El cuarzo rosa fortalece el corazón físico y el sistema circulatorio y libera las impurezas de los fluidos corporales. Situado sobre la gándula timo, alivia los problemas de pecho y pulmones. Sana los riñones y las glándulas adrenales, y mejora el vértigo. Se dice que este cuarzo potencia la fertilidad, alivia las quemaduras y rozaduras. Ayuda a enfermos de Alzheimer, Parkinson y demencia senil.  

ÁGATA 

Formada a partir de cristales de cuarzo microscópicos extendidos en bandas, este es un cristal muy estable.  Las  ágatas son piedras que sirven para asentar las energías y aportan equilibrio físico, emocional e intelectual. Ayudan a centrar y estabilizar la energía física. El ágata tiene el poder de armonizar el yin y el yang, las fuerzas positivas y negativas que mantienen al universo en su lugar.  Es una  piedra calmante y aliviane,  y  trabaja despacio pero aporta una gran fuerza. Sus múltiples capas pueden  traer  a la luz información oculta. Psicológicamente,  el  ágata facilita delicadamente la aceptación de uno mismo, fomentando la autoconfianza. Favorece  el  autoanálisis y  la  percepción de las  circunstancias  ocultas,  trayendo  a  tu  atención cualquier alteración que este  interfiriendo en  tu  bienestar. Las ágatas potencian la función  mental  mejorando  la  concentración, la  percepci6n  y las  habilidades analíticas,  y  dirigiéndote  hacia soluciones prácticas.  El  amor  a la verdad  de  las  ágatas anima a expresar la propia verdad. Las  ágatas con cristales claros pueden estimular recuerdos. Emocionalmente, este  cristal supera  la  negatividad y la amargura del corazón.  Sana la ira interna, fomentando  el amor y el coraje para volver a empezar. Resulta útil para cualquier tipo de trauma emocional.  Crea  una sensación de seguridad disolviendo  la  tensión interna. Espiritualmente, el ágata eleva la conciencia y  vincula con la conciencia colectiva y la conciencia de la unidad de la vida. Anima la  contemplación serena y la asimilación de las experiencias de la vida, conduciendo  al crecimiento espiritual y  a  la estabilidad interna.