Newsletter

fuentes RSS

No se han añadido fuentes RSS

PALO CERO PALO
PULSERA CON HIGA Y AMATISTAS Ampliar

PULSERA CON HIGA Y AMATISTAS

PULSERA DE HIGA REALIZADA A MANO CON AMATISTAS, PERLITAS Y BOLITAS DE PLATA.

PULSERA ADAPTABLE A CUALQUIER MEDIDA DE MUÑECA (ELÁSTICA).

Más detalles

1 artículo disponible

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

16,00 €

PULSERA CON AMATISTAS Y MANO DE LA SUERTE, HIGA, FIGA, AMULETO DE LA SUERTE DE PLATA DE LEY DE 925 MILESIMAS

* MEDIDAS DE LA HIGA: 2 CMS CON EL ENGANCHE.

* AMULETO DE PROTECCIÓN, CONTRA EL MAL DE OJO.

* PULSERA ADAPTABLE CON BOLITAS  Y MANO DE PLATA DE LEY.

* LA AMATISTA:

Es la piedra de la paz. cuando las tensiones de la vida cotidiana desbordan en tu interior, tan solo tienes que sostener una piedra de amatista en tu mano derecha si eres zurdo o en la izquierda si eres diestro, para que su energía tranquilizadora inunde tu cuerpo. Calma los miedos, eleva las esperanzas, levanta el espíritu, fomenta pensamientos de la realidad espiritual y las tormentas emocionales. Bloquea las tensiones geopáticas y potencia los estados elevados de conciencia y meditaciónAyuda a superar adicciones, sobre todo de alcoholismo. Nos da coraje y nos ayuda en situaciones de peligro, sobre todo a los viajeros, el que la usa estará protegido contra ladrones, enfermedad, daño y peligro. La amatista también ayuda a agudizar el sexto sentido. Por ello mucha gente pone un trozo de amatista en sus naipes del tarot, runas o monedas de I-ching, ya que permite que la información procedente de la mente psiquica sea utilizada adecuadamente y porque limpia el oráculo tras su uso, transmutando las energías de la persona al que se le ha realizado la adivinación.

Esta piedra también agudiza la mente consciente, estimulando el ingenio y aumentando los poderes mentales. Se utiliza para mejorar la memoria y mantener pensamientos adecuados con relación a los objetivos que nos queremos marcar en nuestras vidas. Es una piedra de amor puro e incondicional, por ello en muchas ocasiones se las intercambian los amantes para fortalecer su compromiso. Es una de las pocas piedras precisas para aquellos hombres que quieren traer una mujer u otro hombre a su vida. Su energía hace que a su portador le amen tan solo “buenas mujeres/hombres”. Protege del ataque psiquico, convirtiéndolo en energía relacionada con el amor. A nivel familiar, depura, aclara y armoniza la energía del hogar. Protege contra las desavenencias matrimoniales y, colocando una amatista en la entrada de casa, preserva de intrusiones ajenas, ya sean personas, como energías negativas o enfermedades. Equilibra los cuerpos físico, emocional y mental. Limpia el aura y ayuda a aquellos que están realizando su transición a la muerte. Aquellos que están envueltos en juicios legales usan la amatista para asegurarse que se haga justicia. Esto no quiere decir que el juicio sea a nuestro favor, sino que la justicia se hará como tenga que ser. Se utiliza en magia para atraer prosperidad, dinero y éxito a los negocios, lo que se debe a que la gobierna Júpiter. 


SIGNIFICADO DE LA HIGA O MANO DE LA SUERTE:

La Higa es un amuleto protector originario de la Península Ibérica pero que con el tiempo se difundió por diferentes partes del mundo adoptando diferentes nombres. Es la mano de la diosa anciana,relacionada con la diosa Madre Primigenia , venerada en nuestra península por los primeros iberos e identificada como Ana o Ataegina.
La Higa es también llamada mano negra, mano poderosa, manina, manezuela. cigua, figa, puñera…esconden bajo su apariencia de simple alhaja un mundo de creencias ancestrales. Su forma es la de una mano cerrada, mostrando el pulgar entre los dedos índice y corazón, indicando desprecio y protección ante el mal inminente.

Es un amuleto para ahuyentar el mal de ojo, también se utiliza contra la envidia y los celos y como protección contra las enfermedades. A las higas o figas también se les llama “puñetas”, y pueden ser de diversos materiales, aunque conviene que sea de materia rompible,ya que precisamente su ruptura es lo que indica que su protección ha sido efectiva; ya que cuando el amuleto ha recogido la negatividad destinada a su portador, se rompe. En ese caso hay que enterrarla y sustituirla por otra nueva. 

El origen de la higa se puede rastrear hasta Oriente Próximo, ya que en el Antiguo Egipto se utilizaba la representación de la mano, abierta o cerrada, como ahuyentadora de serpientes. En sus orígenes, probablemente en Anatolia, la figura de la higa tenía connotaciones sexuales; de hecho, el signo vendría a ser sobre todo la representación de los órganos sexuales femeninos (el pulgar representa el pene introducido entre los labios vaginales), dándole unas propiedades protectoras contra cualquier tipo de males y desgracias.
Posee un poder idéntico con la mano de Fatima (musulmanes) y la mano de Myiam (judíos) pues tienen el mismo origen. También en Roma se utilizaba la mano, cerrada en forma de higa, pero como la postura de los dedos era variable y podía significar insulto, fue prohibida por la iglesia durante la Edad Media, aunque siguió utilizándose. La higa esta relacionada con las Vírgenes Negras ,cuyos santuarios fueron previamente centros de culto paganos a la Gran Madre por parte de los iberos y celtas que poblaban la península antes de la romanización y posterior cristianismo. La Higa no tiene nada de maligno, ni se ha podido nunca invertir su poder protector como si ocurre con otros amuletos como el pentaculo esotérico que invertido adquiere energía oscura. La higa antes se rompe o quiebra si el mal es demasiado fuerte, lo cual  avisa que hay que sustituirla inmediatamente.

Las higas son empleadas principalmente por niños y mujeres y su fin es proteger del mal de ojo, de los celos y de la envidia, y contrarrestar los hechizos de las brujas.  El médico Bendudaris, que vivió en Zaragoza entre los siglos XI y XII escribe que “en España se ponen los azabaches al cuello de los niños para librarles del mal de ojo”