Newsletter

fuentes RSS

No se han añadido fuentes RSS

PALO CERO PALO
PULSERA SANTIAGO APOSTOL Ampliar

PULSERA SANTIAGO APOSTOL

PULSERA ADAPTABLE.

MEDIDAS DE LA MEDALLA DE SANTIAGO APOSTOL : 2 cm y 2,7 cm con enganche.

LA MEDALLA Y ADORNOS SON EN PLATA DE LEY Y ACABADO ENVEJECIDO.

Más detalles

865

20 artículos disponibles

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

20,00 €

Santiago el Mayor es el nombre que la tradición cristiana le puso a Santiago de Zebedeo (para no confundirlo con otro discípulo), hijo de Zebedeo y Salomé, hermano de Juan el Apóstol y uno de los doce apóstoles que no abandonaron a Jesús según el Nuevo Testamento. Nacido en Betsaida (Galilea), se dice que junto a su hermano, su madre, Salomé, también fue seguidora de Jesús. Santiago fue uno de los primeros seguidores de Jesús que sintieron la necesidad de seguirlo como discípulos, cuando estaba pescando en el lago de Genesaret junto a su hermano. Según cuenta la Biblia, tanto Santiago, como Juan o Simón Pedro, son los discípulos de Jesús que más confianza y trato tienen con el susodicho. Santiago es testigo de algunos de los milagros realizados por Jesús, como la resurrección de la hija de Jairo, la transfiguración de Jesús o su aparición a orillas del lago de Tiberíades, ya resucitado.

Santiago habría sido enviado a la predicación tras el Pentecostés, cruzando el mar y llegando a Hispania (actuales España y Portugal), objetivo de su viaje. Tras pasar las Columnas de Hércules - nombre con el que antiguamente se conocía el Estrecho de Gibraltar - Santiago el Mayor comenzó su predicación en Gallaecia, nombre con el que los romanos identificaron Galicia y la parte norte de Portugal. Por supuesto, esta es una de las teorías de su llegada a España, pues otros aseguran que su llegada fue por Tarraco y comenzó su predicación por el Valle del Ebro.

Según la tradición, el Apóstol Santiago consiguió que su mensaje calara en la población, obteniendo varios discípulos en España que continuarían evangelizando en la península cuando Santiago regresó a Jerusalén. Siete fueron los que siguieron los pasos de Santiago, los Varones Apostólicos, estando todos juntos cuando en el año 40 la Virgen María se apareció a Santiago el Mayor en Caesaraugusta.

Según la tradición, poco antes de la muerte de María, esta recibe la visita de Jesús resucitado. Le pide estar rodeada de los apóstoles en el día de su muerte, pero todos estaban predicando repartidos por el mundo. De esta forma, Jesús le permite a María aparecerse a los apóstoles, para advertirles de su propia muerte. Tras su aparición a Santiago en Caesaraugusta en el Pilar (actual Zaragoza), Santiago Apóstol habría regresado a Jerusalén para encontrarse con María, lugar del que no regresaría.